Nuestra

Historia

Bienvenidos a esta página del Colegio Calasanz a todos vosotros que deseáis entrar en ella.

 

Entrad con ilusión, con admiración porque habéis elegido bien. Educar hace personas de bien, es lo que las Madres Escolapias, junto con la gran cantidad de laicos han hecho y siguen haciendo hoy.

El 4 de enero de 1883 venían a Zaragoza las primeras escolapias y el 15 del mismo mes abrían las puertas del colegio a las niñas zaragozanas. Comenzaba con 15 niñas y terminaba el curso 100 externas, 28 de media pensión y 8 internas. Había además 40 niñas gratuitas. Comenzaron 8 religiosas y al finalizar el curso siguiente eran ya 13.

En un principio se ubicaron en unos pisos alquilados, junto al Arco de San Roque, en la actual calle Valenzuela, pero habiendo perspectivas de futuro se adquirió todo el edificio que había sido Centro de Estudios Superiores de los agustinos. A la vez se recuperaba la bella iglesia del barroco aragonés de “La Mantería”, decorada con pinturas de Claudio Coello y sus discípulos.

Hoy el Colegio Calasanz, después de más de 135 años de historia, sigue vivo. Se va adaptando a las necesidades que la sociedad demanda, abierto a las nuevas exigencias de la educación, buscando lo mejor y más positivo para los alumnos, entregando, a través de las religiosas y de los profesores seglares lo mejor de sí mismos.

Ofrecemos una educación integral que aúna Piedad y Letras, cultura y fe.

Buscamos formar una gran familia, donde todos estén atendidos. Deseamos que la cercanía a niños y padres sea el talante de nuestro actuar, que el colegio sea su segunda casa, que lo quieran y se sientan a gusto y orgullosos de pertenecer a la gran Familia Escolapia.